¿Qué es la discapacidad mental? Cómo afecta a los adultos y niños

La discapacidad mental o enfermedad mental que discapacita a quien lo padece, es propia de una alteración de la salud mental. Algo que provoca situaciones en las que el enfermo tiene dificultades para tener control de sí mismo ante ciertas circunstancias de la vida. Debido a ello, necesitan tratamiento y un seguimiento por parte de un profesional. Cualquier enfermedad mental, trastornos o alteración de la memoria, no tiene porque afectar por completo la capacidad intelectual.

Muchas personas experimentan enfermedades mentales durante años. Como todo padecimiento, el tipo, la duración y los síntomas varían de persona en persona. en algunas ocasiones pueden desaparecer y no seguir algún patrón que lo identifique. Debemos tener en cuenta que no es tan fácil predecir los síntomas y hacerles frente, aun siguiendo los consejos del médico. Gran parte de las personas con discapacidad mental, son medicadas con sustancias y fármacos que controlan la enfermedad. La psicoterapia es otro tratamiento muy importante hoy en dia.

Las personas que sufren de enfermedades mentales, pueden tener conductas alteradas, por lo general tienen una percepción muy distante de las personas que les rodea. Esto dificulta su adaptación  a la sociedad y crea un malestar en el enfermo.

Tener algún familiar, paciente o persona cercana con discapacidad mental, puede hacer que veamos el mundo de otra forma. Sea un niño o un adulto con el que tengamos contacto. Solamente ellos saben cómo se siente. Las personas mayores pueden haber pasado mucho para terminar en ese estado, al igual los niños, pueden no saber porque se sienten así. Lo menos que necesitan es atención y comprensión de parte de quienes los cuidan.

Clasificando la discapacidad mental

Una discapacidad mental se va formando con el paso del tiempo. Los tipos de enfermedades mentales, pueden darse por diversos trastornos y esquizofrenia.

Ansiedad mental

Una gran parte de las personas con discapacidad mental, tienen desórdenes de ansiedad. Los cambios bruscos de sentimientos originan miedo y ansiedad extrema, una situación particular que termina por discapacitar a la persona.

Entre estos cambios vemos los siguientes patrones de conducta:

Trastornos de pánico: Luego de los pensamientos y sentimientos extremos, el ser humano solo responde con el conocimiento adquirido. El desbalance puede originar signos propios a la muerte mental y síntomas parecidos a epilepsias o ataques cardíacos.

Trastornos obsesivo compulsivo: La obsesión y pensamientos repetitivos son una consecuencia de un desequilibrio mental o físico. Las personas que lo sufren, tienden a tener conductas compulsivas que pueden afectar gravemente sus acciones y la forma en que se relaciona con los demás.

Trastornos de estrés: Una causa puede ser el trastorno post-traumático. La exposición a actos de violencia, traumas de miedo, desastres, guerras, entre otros.

Fobias: Las personas que no logran eliminar o controlar sus miedos, pueden ir aumentándolos con el paso del tiempo. Las fobias ponen al discapacitado en una situación donde es casi imposible escapar.

Trastorno del ánimo

El estado de ánimo afectivo o depresivo se vuelve un trastorno en su punto más frágil. Las personas discapacitadas mentalmente comparten alteraciones que cambian sus estados de ánimo rápidamente. Algo que los afecta demasiado, es que los cambios de ánimo vienen a una depresión, terminando en una manía o euforia. En casos extremos, esto termina por disminuir el autoestima del enfermo, llegando a tener conflictos internos graves.

Los tratamientos que se realizan hoy en día, tienen buenos resultados para disminuir cada vez  los trastornos del estado de ánimo. Un gran porcentaje de las personas muestran una mejoría, llegando a salir de la depresión en las que se sumen.

Algunos patrones de conducta que podemos observar:

Trastorno bipolar: La bipolaridad se manifiesta como una enfermedad depresiva y maníaca. Los extremos llevan conducen a la discapacidad mental.

Distimia: Los extremos grados de ansiedad y depresión afectan disminuyendo la autoestima.

Depresión extrema: El cambio constante de sentimientos y pensamientos, origina una depresión grave y tristeza.

Esquizofrenia

La esquizofrenia puede ser un trastorno o un grupo de enfermedades. El desarrollo de esta esta enfermedad se da a partir de los 15 o 25 años. Una característica particular son la dificultad que tienen algunas personas para pensar y procesar información.

La esquizofrenia genera trastornos afectivos de manera negativa. El aislamiento, la baja autoestima o retraimiento, son algunas de las consecuencias de padecer esta enfermedad discapacitante. La pérdida de motivación es algo que a menudo van de la mano con delirios, alucinaciones y pensamientos incontrolables.

Características de la discapacidad mental

La discapacidad mental suele presentar características propias de pérdida de memoria, cambios de conducta y depresión. Entre estos cambios podemos describir los siguientes:

Comportamiento de la discapacidad mental: La discapacidad mental puede crear problemas a nuestro alrededor. Mantener conductas apropiadas y aprendidas en nuestro día a día puede ser imposible. El constante cambio de la enfermedad mental afecta el rendimiento general de la persona.

Estrés originado por el miedo: La no manifestación de su voluntad, termina originado ansiedad en algún punto de la enfermedad. Muchas personas deciden ocultar su enfermedad por miedo al rechazo o discriminación.

Grados de la discapacidad mental

Antes que una persona termine con una discapacidad mental extrema, pasa por distintos grados de su condición. Los primeros signos  muestran un trastorno ligero y leve. Por lo general estos pueden aparecer en la adolescencia. Con el paso del tiempo y las mismas condiciones de vida, esta se agrava y termina con una discapacidad profunda o severa. No ahondaremos mucho en detalle, así que describiremos algunos grados importantes.

La discapacidad mental en bebés

El bebe con discapacidad mental suele mostrarse muy tranquilo desde sus primeros días de vida. Algunas veces puede inquietar mucho a quien lo cuida, pero se debe tener cuidado y esperar la opinión de un médico.

Comparar al bebé con un niño normal puede ser difícil de notar. El bebé puede sonreír, realizar movimiento con el ojo, mirar con atención y otras acciones de un bebé normal. Además puede tratar de comunicarse con un poco de desorientación, pero no es tan perceptible.

Con el paso del tiempo estos pueden empezar a gesticular palabras cada vez mejor, evolucionando la manera en que aprender. En otras ocasiones ocurre lo contrario, donde se dan retraso aprendiz del lenguaje. Esto sucede en algunos niños que pueden tener trastornos emocionales elevados.

Discapacidad mental en Niños

Los niños con discapacidad mental o retardo mental, pueden mostrar algunos síntomas leves. Estos pueden disminuir o aumentar con el aprendizaje de hábitos y conductas que hay en la familia. Los aprendizaje escolares, por otro lado, nos dicen que estos niños pueden aprender con casi normalidad hasta terminar el grado primario. Siempre existe la probabilidad de que aprenda a un ritmo más lento que un niño normal.

Ya en la secundaria los temas de aprendizaje se vuelven más difíciles y como consecuencia, los niños pueden retrasar sus conocimientos. Por esto, es importante que los padres apoyen a los niños y jóvenes en etapa de crecimiento.

En la vida social, los niños con leve retardo mental, pueden desenvolverse con normalidad y adquirir cierta madurez e independencia en la adultez. De presentar algún retardo en cualquier etapa, estos niños pueden ser sensibles al fracaso o baja tolerancia a las frustraciones y presiones que presenta la sociedad. El acondicionamiento surge por no saber como afrontar las situaciones que se presentan. Las relaciones pueden volverse un poco difíciles en casos donde no hay atención de parte del joven o su familia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X